dimanche 23 mai 2021

Un diario-luciérnagas

Cheon gang ji gok, letras de imprenta móviles de bronce (1447). "Las luciérnagas, depende de nosotros no verlas desaparecer. Para ello, sin embargo, nosotros mismos debemos asumir la libertad de movimiento, el repliegue que no es repliegue, la fuerza diagonal, la capacidad de sacar trozos de humanidad, el deseo indestructible. Por tanto, debemos convertirnos nosotros mismos en luciérnagas -en la retirada del reino y la gloria, en la brecha entre el pasado y el futuro- y así volver a formar una comunidad de deseo, una comunidad de luces emitidas, de danzas a pesar de todo, de pensamiento a transmitir. Decir sí en la noche atravesada por los destellos, y no conformarse con describir el no de la luz que nos ciega. " Georges Didi-Huberman, Survivance des lucioles, Éditions de Minuit, 2009. Ya es hora. Ya es hora. Durante mucho tiempo se ha estado gestando, en todo tipo de galerías subterráneas, y un día estalla. Ese día es ahora. En medio de las guerras, de la pobreza y del encogimiento de horizontes, las humanidades han sido tan maltratadas; ya es hora de que se indignen, se rebelen, despierten y recuperen su derecho a ser, que les ha sido arrebatado hasta la extenuación. ¿Tienen las humanidades que esperar aún más a ser aniquiladas para levantarse y recuperar el poder de la vida, que no es un algoritmo? Es un camino. Las humanidades, nuestras humanidades, están por venir, hay que decirlo. Aunque cegadas, considerablemente disminuidas por las múltiples contaminaciones que también minan nuestras vidas (Pasolini), las luciérnagas no han desaparecido del todo. Deben esta resistencia-resistencia a su capacidad de desarrollar estrategias colectivas (por ejemplo, algunas especies saben parpadear en grupo, de forma sincrónica). En Japón, las luciérnagas han sido declaradas "tesoro cultural", es decir, un importante bien cultural de valor excepcional y significado universal. No has leído mal, las luciérnagas son culturales. Y mira a tu alrededor, mira dentro de ti, todavía hay algunos vivos, sobreviviendo (Didi-Huberman). Tal vez sólo tengamos que darles el espacio suficiente para que se reproduzcan de nuevo. Por ejemplo, el espacio de un periódico, aunque sea online. En los periódicos de papel del pasado, también había líneas. Eran de plomo, y los trabajadores del libro las dispusieron sobre el mármol. Los linotipistas, fotograbadores, tipógrafos, etc., murieron poco después que los dinosaurios, no sobrevivieron al repentino cambio de ambiente provocado por la llegada de Internet. Nellie Bly, primera mujer periodista de investigación (1864-1922) Internet ya ha matado a algunos periódicos, pero Internet no ha matado al periodismo. Ah, el periodismo. Tanto si se trata de periodismo de investigación como de noticias, periodismo deportivo o periodismo crítico, se trata de una profesión muy dañada en las últimas décadas. Por supuesto, todavía hay algunas luciérnagas que escriben, pero qué pasó con Albert Londres y Jack London, Albert Camus (en Combat), Nellie Bly (1864-1922, la primera mujer periodista de investigación), e incluso Françoise Giroud (cofundadora de L'Express, en 1953). Todos estos son grandes nombres. ¿Y qué? ¿Debe asustar la grandeza? Lo que mató al periodismo no fue Internet, fue el capitalismo. Los periódicos han dejado de pertenecer a la gente que los hace, se han convertido en propiedad de financieros e industriales deseosos de hacer dinero y negocio con la información, como harían con los pollos en batería. Se han apoderado del alma misma del periodismo; a partir de ahora, ya no se habla de artículos o fotografías, sino de "contenidos" que se pueden meter en "tubos". Como en todos los ámbitos de la actividad humana, la distribución, en manos de unos pocos oligarcas, está succionando a los verdaderos productores. Dicho esto, en los últimos años se ha pedido a los periodistas que se "adapten a Internet" y se conviertan en "productores de contenidos" en el canal de noticias. Se debería haber hecho lo contrario: adaptar Internet al periodismo. Ya es hora, ya es hora, de que todo esto se haga añicos. Les humanités son un periódico en línea, un medio de comunicación si se quiere, de un tipo radicalmente nuevo. Un medio de comunicación alter-activo, ¿qué significa eso? En primer lugar, no es un medio de comunicación alternativo, en absoluto. Por supuesto, nuestros informes van a menudo a los márgenes, porque sin márgenes, una página es ilegible. Pero si hay que clasificarlo como marginal-subterráneo, no gracias. Alter sólo significa diferente, porque vamos a hacerlo de forma diferente. ¿Y quién sabe si conseguimos hacer un periódico alterno que pueda saciar la sed del espíritu? Activo sólo significa activo. Al igual que hay activistas del clima, activistas feministas, activistas de todo tipo, nosotros seremos activistas de la información. En todos los sentidos. Les Humanités es un periódico sin fronteras. Esto significa que desde el Cauca colombiano hasta Gaza, desde Cennes-Monestiés, un pueblo del sur de Francia, hasta Dalandzadgad, en Mongolia; desde Uganda (próximamente) hasta Indonesia, etc., ningún territorio estará fuera de su alcance. En cualquier caso, siendo la humanidad un todo, nadie es un extraño. Pero sin fronteras, también significa sin las habituales rúbricas compartimentadas. Nuestras secciones se llaman "Curso de los acontecimientos" (Le cours des choses), "En el acto" (Sur le vif), "Polinizaciones" (Butinages), "Espigas" (Arpentages), "De visu", "Afinidades", "Cartografías", "Recursos", "Municiones", etc. Es decir. Sin fronteras, esto significa, finalmente, que los diferentes registros de la escritura coexistirán felizmente. Estamos en el siglo XXI. ¿Existen, por un lado, los "medios de comunicación", necesariamente nobles, y por otro las "redes sociales", necesariamente sospechosas? Esta dicotomía tiene que terminar. Hoy en día, en Colombia, las redes sociales informan más y mejor que los periódicos. Sin embargo, se resiste. Justo aquí, un medio de comunicación que se proclama independiente establece una estricta separación entre las redacciones y los blogs. A los periodistas se les paga por escribir, mientras que los autores de blogs tienen que pagar (al menos una suscripción a dicho medio). Hacer coexistir diferentes registros de escritura. Así, en les humanités, la poesía viva tendrá necesariamente su lugar, y no en la sección de obituarios. Pero también muchas otras formas de escritura, como un "diario de la mirada", una "fuente de sonidos", etc. Cualquiera puede escribir, fotografiar, filmar, hablar, cantar, etc. Con les humanités, no hace falta ser "periodista" para hacer periodismo de forma paralela. ¿Periodismo ciudadano, entonces? No nos dejemos llevar por las palabras. Periodismo compartido, por así decirlo. La Revista de Humanidades será como una posada española, pero incluso en las posadas españolas, alguien tiene que preparar el menú. Un menú, para un periódico, se llama resumen. Y el consejo editorial de humanidades estará ahí para editorializar, es decir, para ponerlo en páginas, en pantalla, en relieve. No todo es igual, hay que separar el trigo de la paja, crear distinción. "Sin distinción, no hay democracia", escribe el filósofo Jacques Rancière. Por lo demás, no es un periódico, sino un café del comercio (que, por cierto, tiene sus virtudes). Jóvenes manifestantes en Cali, Colombia, mayo de 2021. Contaremos historias, con palabras, imágenes y sonidos, para demostrar que el mundo es más hermoso de lo que decimos. Se acabaron los juegos del gato y el ratón. Se acabó el dejar la narración a la propaganda publicitaria del story-telling. Puede que hayamos perdido la batalla del lenguaje, pero no la guerra. Como escribe Camille de Toledo en un esencial Manifiesto del Arte Potencial, "¿Somos entidades estrechas o amplias? ¿Qué poder tenemos para expandirnos? ¿Qué es ese poder que decimos que es potencial? ¿Es esta potencialidad, ya, un hecho material? Y si la hipótesis es un acto, ¿qué pasa con las potencialidades que somos? Se trata de reabrir el futuro a nuevas potencialidades, a posibles esperanzas." Contar historias, emocionarse a menudo, y a veces también enfadarse cuando es necesario. Les humanités pretenden no tener una lengua en la mejilla. Por decirlo de la forma más sencilla posible, les humanités tienen el proyecto de inventar un nuevo periodismo, el periodismo del siglo XXI. Ya es hora, ya es hora, ya llevamos 21 años de retraso con respecto al milenio. Bueno, está bien, tuvimos que tomarnos el tiempo para crecer. ¿No es un poco ambicioso inventar el periodismo del siglo XXI? Sí, pero ¿y qué? Como decía el difunto Pierre Dac, "era un antiguo basset hound que, a fuerza de trabajo, energía, ambición, fuerza de voluntad y sentido cívico, había conseguido convertirse en un Saint-Bernard muy decente". Pero, ¿tendremos los medios para lograr esta ambición? En otras palabras, ¿cuál es el famoso "modelo económico"? Lo que vamos a hacer no tiene precio. El web-diario de les humanités será totalmente gratuita, de arriba a abajo. No hay ninguna razón digna de ese nombre para que un indigente de Aubusson, o un joven estudiante sin dinero de Madagascar o Burkina Faso, no tengan derecho a informarse en el ámbito de las humanidades. Pero olvidamos, con demasiada frecuencia, que lo que es gratis tiene a veces un gran valor. Y las personas que escriben, fotografían, filman, etc., para las humanidades deben ser remuneradas, en su justo valor. Y también queremos poder invertir en informes reales, con el tiempo necesario para ello. Todo el mundo podrá suscribirse libremente a las humanidades, a una tarifa razonable de 5 euros al mes. Ni más ni menos. Con algunos pequeños favores a cambio: el derecho a publicar comentarios, invitaciones a espectáculos, exposiciones, etc. Nuestro modelo económico, son vosotros. Juntos, podemos llegar más lejos. Jean-Marc Adolphe, 21 de mayo de 2021