En el partido Colombia-Derechos Humanos, Colombia gana con 87 muertos y 326 "desaparecidos"

Foto Fernando Vergara / Associated Press Al presidente Iván Duque, no le importan las conclusiones (condenatorias) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre los múltiples actos de violencia policial que han ensangrentado el país desde el 28 de abril. Esto es normal para un corrupto de primera fila, que lucha por acelerar el calentamiento global, fomentar el paramilitarismo y el narcotráfico (estos dos hermanos siameses) y servir así a los intereses de unas cuantas multinacionales sin ley, entre ellas el Francés Grupo Casino. La joven Alison Meléndez, de 17 años, que acabó con su vida tras ser detenida arbitrariamente el 13 de mayo al margen de una manifestación en Popayán, y luego violada por cuatro policías durante las once horas de martirio de su detención? (Leer AQUÍ y AQUÍ) Lucas Villa, asesinado fríamente de 8 tiros en la cabeza, también al margen de una manifestación, el 5 de mayo en Pereira ? (Leer AQUÍ) Y otros tantos jóvenes, entre ellos Sebastián Quintero Múnera, de 22 años, asesinado en Popayán por una granada aturdidora recibida en el cuello; Santiago Murillo, de 21 años, asesinado en Ibagué; Nicolás Guerrero, joven artista de 22 años, asesinado en Cali el 2 de mayo; Sebastián Jacanamijoy, estudiante de la Universidad del Valle, miembro de la comunidad Inga, asesinado el 29 de mayo en Cali por civiles armados, etc. (Palabras de los muertos, leer AQUÍ en francés) ¿El uso de un arma de guerra, el Venom, por parte del ESMAD durante las llamadas operaciones de "limpieza social"? (Leer AQUÍ) La presencia de grupos paramilitares, de "autodefensa", encargados de reprimir la protesta social en al menos 27 ciudades de Colombia, denunciada por Justicia Especial para la Paz ? (El Nuevo Siglo, 01/07/20121) Los civiles armados, protegidos por agentes de policía, que dispararon munición real contra los manifestantes, especialmente durante una manifestación pacífica de la comunidad indígena en el Cauca el 10 de mayo (ver vídeo) o en múltiples ocasiones en Cali? Las múltiples agresiones y amenazas contra miembros de la profesión médica, asociaciones de derechos humanos y periodistas? Más preocupante aún son las 346 personas que han "desaparecido" (según las cifras de la ONG Indepaz, 327 según el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de la Coordinadora Colombia, Europa, Estados Unidos, que agrupa a 23 organizaciones de derechos humanos, leer AQUÍ) desde el 28 de abril, cuando comenzó el Paro nacional... La respuesta de Iván Duque: Muévete, no hay nada que ver. O, como hemos escrito antes: "¿Derechos humanos? Nos limpiamos el culo con ellos"... ¿La violación de Alison Melendez? Sólo uno de los cuatro policías incriminados está siendo "investigado". (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites admite no haber encontrado restos de semen en los pañales de Iván Duque) ¿El asesinato de Lucas Villa? La investigación fue una chapuza, las pruebas fueron destruidas y los asesinos aún no han sido identificados, a pesar de que se fotografió la matrícula de su vehículo. Según la ONG Eisenhower Zapata, citada por el diario El Tiempo (16/06/2021), Lucas Villa fue asesinado por orden del grupo narcocriminal "La Cordillera", aliado de los policías2. (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites precisa que los casquillos encontrados en la escena del crimen no llevaban la marca del ejército venezolano) ¿Civiles armados disparando a los manifestantes? Tienen derecho a hacerlo. Actúan en "legítima defensa" para defender su propiedad y su barrio, según la senadora María Fernanda Cabal, una de las moscas más fanáticas de la secta uribista que dirige el país. (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites informa de que aún no se ha acreditado por parte de los expertos psiquiátricos la plena salud mental de la señora María Fernanda Cabal). ¿Los cientos de desapariciones (en su mayoría de jóvenes detenidos por la policía)? Aunque ya se han descubierto dos fosas comunes cerca de Cali, que sugieren que la policía perpetró múltiples ejecuciones sumarias, el gobierno colombiano se niega a hablar de desapariciones, sino de "personas no localizadas". (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites no excluye que los desaparecidos en cuestión pudieran haber sido secuestrados por comandos de terroristas extraterrestres y enviados a Plutón a bordo de cigarros voladores fabricados en Cuba). Mural en Cali en homenaje a José Alberto Tejada, periodista de Canal 2. ¿Ataques y amenazas contra periodistas? Silencio del gobierno. La Fundación para la Libertad de Prensa ha registrado 235 agresiones a la prensa desde el inicio del conflicto, más de la mitad de ellas por parte de las fuerzas del orden (ver AQUÍ). Cuando no es la policía, los paramilitares hacen el “trabajo sucio”. El último caso fue revelado el 8 de julio por Infobae, que cita al equipo jurídico humanitario y a la comisión intereclesiástica de Justicia y Paz: José Alberto Tejada y Jhonatan Buitrago, periodistas del Canal 2 de Cali, que ya habían sido tiroteados por la policía antidisturbios cuando estaban claramente identificados como periodistas, son ahora objeto de un "contrato" de 30 millones de pesos para asesinarlos. (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites está comprobando que el carné de prensa de José Alberto Tejada no sea un documento falso fabricado por Corea del Norte). Y ahora hay serias amenazas para la oposición política al régimen uribista de Iván Duque. Según Richard Maok Riano Botina, ex agente de los servicios secretos colombianos refugiado en Canadá (cuyas fuentes son consideradas fiables por varios interlocutores), el partido Colombia Humana de Gustavo Petro (que encabeza las encuestas para las próximas elecciones presidenciales) es ahora calificado como "objetivo militar" por el clan Uribe. En resumen: todos los trucos están permitidos, especialmente los más retorcidos. Esas sospechas son confirmadas por el senador Gustavo Bolívar, uno de los más constantes denunciantes de los vínculos del clan Uribe con el narcotráfico, que acaba de denunciar amenazas de muerte concretas contra él y sus hijos. (A día de hoy, sin embargo, la Unidad de Investigación de les humanites no ha podido establecer con certeza que el partido de Gustavo Petro no sea financiado por el cartel de La Habana, por el comercio de ron de contrabando, mezclado con petróleo adulterado de las refinerías venezolanas). Etc., etc. En su última pesquisa, fechada el 26 de junio, la ONG Temblores registra al menos 4.687 casos de actos violentos por parte de la fuerza pública entre el 28 de abril y el 26 de junio de 2021, incluyendo 44 homicidios atribuidos a agentes de la Fuerza Pública (otros 29 homicidios están en proceso de verificación), 617 víctimas de violencia física, 228 víctimas de disparos, 28 víctimas de violencia sexual, 784 intervenciones violentas durante manifestaciones pacíficas y 2.005 detenciones arbitrarias contra manifestantes (Léase aquí, en inglés, en la página web de la ONG WOLA, Advocacy for Human Rights in the Americas). ¿Es necesario repetirlo? La copa está llena. En Colombia, el "gobierno de los asesinos" (Leer AQUÍ) perpetúa con impunidad "la masacre de los inocentes" (Leer AQUÍ). ¿Con impunidad? Aunque... La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que visitó Bogotá, Cali, Popayán, Buga y Tuluá entre el 8 y el 10 de junio, acaba de emitir un informe bastante condenatorio sobre el gobierno de Iván Duque. En una declaración grabada, Antonia Urrejola, presidenta de la CIDH, confirma las acusaciones de violaciones de derechos humanos, que podrían allanar el camino para un juicio por crímenes de lesa humanidad ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, contra Iván Duque y su camarilla. El informe de la CIDH incluye 41 recomendaciones para garantizar la protesta social y el respeto a los derechos humanos. Con la notoria excepción de la Francia de Emmanuel Macron, apoyo inquebrantable al régimen narcocriminal de Iván Duque y Álvaro Uribe (Francia es el séptimo mayor vendedor de armas a Colombia, léase AQUÍ en francés), la comunidad internacional y la prensa han recogido el informe de la CIDH. En Estados Unidos, el 7 de julio, trece senadores, encabezados por el demócrata Bob Menéndez y el republicano Marco Rubio, expresaron su apoyo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y escribieron a Joe Biden para pedir que se reexamine el apoyo político, militar y financiero de Estados Unidos a Colombia. Además, a propuesta del demócrata Jim McGovern, copresidente del Comité de Derechos Humanos del Congreso de Estados Unidos, ese comité votó a favor de aprobar condicionalmente 64 millones de dólares de ayuda estadounidense a las fuerzas de seguridad colombianas (la ayuda total de Estados Unidos a Colombia cada año es de más de 450 millones de dólares, con el pretexto oficial de la lucha contra el narcotráfico), que sólo se pagarán si las autoridades colombianas investigan y castigan efectivamente los abusos de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad. La propuesta aún debe ser aprobada por el voto de la Cámara de Representantes y el Senado, pero José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, ya la ha calificado de "excelente noticia". (Leer en inglés, en el sitio web de Colombia Reports). Hasta la fecha, Duque y su ministro de Defensa no han reaccionado. El presidente colombiano Iván Duque, apodado "Porky" (lo que no es amable para los cerdos). Tal vez se necesite algo más para impresionar al presidente colombiano, y detrás de él, a las multinacionales y los cárteles de la droga que financiaron su campaña electoral. Sin quitarse los guantes, Duque se apresuró a rechazar las conclusiones y recomendaciones de la CIDH, con el argumento de que "nadie puede recomendar a un país que tolere actos de criminalidad". Evidentemente, no se refiere a los crímenes de la policía colombiana, sino al "vandalismo terrorista" que, según él, es financiado (sin la menor prueba desde hace más de dos meses) por Venezuela con el apoyo de organizaciones criminales, como grupos de narcotraficantes y movimientos guerrilleros disidentes de las FARC. Sin molestarse en comentar ninguno de los hechos constatados por la CIDH, Duque parte el vocabulario en cuatro: cuando el informe de la CIDH habla de «cortes de ruta» (los "puntos de resistencia" instalados por los jóvenes de Primera Línea), responde obsesivamente con la palabra "bloqueos", que serían, según él, un "delito penal" según la Constitución colombiana. Ha sido el mismo argumento durante más de dos meses: los actos de vandalismo, los actos de terrorismo urbano de baja intensidad, los bloqueos, amenazarían los derechos de los ciudadanos, justificando así el uso (desproporcionado) de la fuerza pública. Repite una y otra vez que el gobierno respeta las manifestaciones "pacíficas". Pero ¿qué es, según Iván Duque, una manifestación "pacífica"? Es una bonita marcha, en la que cada uno puede exhibir el lema que quiera (por ejemplo: derecho a la educación, derecho a la salud, derecho a la dignidad), tras lo cual todo el mundo se va a casa como si no hubiera pasado nada, y todo sigue como antes. Una regla de sumisión que el Paro Nacional no respetó. De todas formas, para la inoxidable senadora uribiste María Fernanda Cabal, “El paro no es un paro, sino una toma guerrillera financiada por el narcotráfico”. Elogio de los vándalos Dilan Cruz, abatido por la policía en Bogotá durante las protestas estudiantiles de noviembre de 2019. ¿Vandalismo? Es hora de restaurar el honor de los vándalos. En el siglo V, los súbditos del reino de los Vándalos y Alains, fundado por el rey Genseric en el año 435, eran mucho más educados que los soldados romanos y los cristianos nicenos a los que combatían. Incluso se les consideraba "dueños del saber": bajo su mandato, continuaron los grandes proyectos de construcción, florecieron las escuelas y África fue el hogar de muchos de los escritores y científicos naturales más innovadores de finales del Imperio Romano de Occidente. Esto fue demasiado para los propagandistas de dicho Imperio Romano, que consiguieron que el término "vándalo" tuviera una connotación tan negativa incluso hoy en día (sobre la historia del Reino Vándalo, léase la entrada de Wikipedia). Hoy en día, en Colombia, casi un tercio de los jóvenes de entre 14 y 28 años no tiene acceso al empleo ni a la educación. En su mayoría, se trata de los vándalos de la Primera línea, que exigen educación y empleo, y que cada noche, especialmente en Cali, se enfrentan a los Robocops del Esmad, a riesgo de perder la vida. Esta es la generación que el régimen de Uribe quiere mantener en la precariedad y la ignorancia, para seguir lucrándose con los recursos del narcotráfico, pero también con las explotaciones mineras generosamente concedidas a unas multinacionales corruptas. Conviene recordar que la expresión "Primera línea" apareció en Colombia durante las protestas de noviembre de 2019, después de que un joven de 18 años, Dilan Cruz, muriera por disparos de la policía en Bogotá. Con los movimientos de Primera Línea, la juventud colombiana demuestra ahora su autodefensa: ¡viva el vandalismo! Porque, como dice María Fernanda Cabal, la psicópata de turno del uribismo (y candidata declarada a las próximas elecciones presidenciales), el derecho a la vida es sagrado (incluso para los jóvenes de la nada, y no sólo para la burguesía católica (en Colombia la llaman "la gente de bien") que se llena los bolsillos de narcopesos. Ilustración: Andrea Castañeda El 15 de junio, el Comité Nacional de Paro suspendió el Paro nacional y levantó los bloqueos, para abrir el camino a la posibilidad de un diálogo social con el gobierno. Fue una pérdida de tiempo: en tres semanas, el presidente colombiano podría haber aprovechado este "parón" para buscar una salida a la crisis con las organizaciones sindicales, indígenas y juveniles, y responder de alguna manera a las demandas de educación, salud y dignidad. En su lugar, utilizó este tiempo para reelaborar la reforma tributaria, que, como por casualidad, incendió a una población financieramente agotada por la crisis sanitaria, y para anunciar una nueva ley "antivandalismo" que supuestamente protegerá las "manifestaciones pacíficas" (esto es definitivamente una obsesión). Himno nacional de Colombia Estos dos proyectos de ley se presentarán al Congreso el 20 de julio, que será sin duda un día de alta tensión: el 20 de julio es el aniversario de la independencia de Colombia, cuyo himno reza, entre otras cosas: " Cesó la horrible noche / La libertad sublime Derrama las auroras / De su invencible luz. / La humanidad entera, / Que entre cadenas gime, / Comprende las palabras / Del que murió en la cruz. / “Independencia" grita / El mundo americano: / Se baña en sangre de héroes / La tierra de Colón. / Pero este gran principio: / "el rey no es soberano" / Resuena, / Y los que sufren / Bendicen su pasión " Este 20 de julio, mientras el Congreso debate nuevas leyes inicuas y liberticidas, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) convoca nuevas manifestaciones en todo el país. Para el presidente de la CUT, Francisco Maltés, "no ha habido diálogo con el gobierno, y esto demuestra que la palabra negociar no está en el ADN de este gobierno" (Ver Comunicado del Comité nacional de Paro). Se espera que las comunidades indígenas vuelvan a movilizarse en todo el país, incluso en Cali, donde está prevista una marcha masiva. Durante un Consejo de Seguridad extraordinario, el ministro de Defensa, Diego Molano, y el director de la Policía, Jorge Luis Vargas, ya han tomado la delantera anunciando un refuerzo de la presencia del ejército y del ESMAD, sobre la base de misteriosas "informaciones" que darían cuenta de "un grupo de personas que participan en los bloqueos y que van a vandalizar la capital del Valle del Cauca", grupo naturalmente financiado por "disidentes del ELN y de las FARC" (siempre la misma historia de siempre). (Según la Célula de Investigación de Humanidades, estos futuros actos vandálicos estarían de hecho financiados por la rama colombiana de Al Qaeda, con el apoyo del Mossad y la Embajada de Israel, información que aún no ha sido confirmada). Iván Duque agregó: "Detrás de muchos de estos bloqueos hay un claro interés criminal que busca afectar y sabotear la economía y el desarrollo social. Hemos dado instrucciones a todos los niveles de la fuerza pública en los territorios colombianos, junto con los alcaldes y gobernadores, para que desplieguen la máxima capacidad operativa". INFORMACIÓN ADICIONAL Colombia y Covid. Colombia es actualmente el tercer país de Sudamérica con mayor número de muertes acumuladas por millón de habitantes. Además, los nuevos casos de infección se mantienen por encima de los 20.000 diarios. Este "tercer pico" ha desbordado la capacidad del sistema sanitario y no hay suficientes unidades de cuidados intensivos (UCI). Bogotá, la capital, sólo tiene un 8,3% de camas desocupadas. El presidente Iván Duque ha encontrado un culpable ideal: el Paro Nacional. La desinformación sigue bien. Afortunadamente, los epidemiólogos José Moreno Montoya, Laura Andrea Rodríguez Villamizar y Álvaro Javier han demostrado que en varias ciudades, como Bogotá, Medellín y Barranquilla, las protestas no han tenido efecto en el aumento de los casos de Covid. Por otra parte, la precariedad podría ser un factor agravante: el año pasado, 3,5 millones de personas cayeron en la pobreza y 2,7 millones en la pobreza extrema. El 10% de los hogares colombianos ya sólo pueden permitirse una comida al día. (Fuente: Washington Post). Borrar los colores. El domingo 4 de julio, a la llamada de Andrés Escobar, identificado por haber disparado a manifestantes en Cali, y que ahora se ha refugiado a toda costa en un motel de Miami -y que no está en absoluto preocupado por la justicia colombiana-, los militantes uribistas, fuertemente alentados por María Fernanda Cabal, ya mencionada, y protegidos por la policía, cubrieron con pintura gris unos murales realizados durante el Paro nacional. En particular, borraron el mural en homenaje a Alison, violada por cuatro policías en Popayán. También untaron con pintura negra la estatua de Jovita Feijoó, alias "la reina de las reinas", en el Parque del Estudiante, símbolo de la cultura popular de Cali. Pero eso no es vandalismo, sino autodefensa. CQFD. A la "gente de bien", como se autodenominan los devotos de la secta uribista (que, por supuesto, se confiesan todos los domingos; los que no pertenecen a la secta son necesariamente "vándalos") no les gustan mucho los colores, les da sarpullido. Pero peor aún, las proclamas que exigen justicia, dignidad o el fin del genocidio; en este caso, es pura urticaria: para María Fernanda Cabal, de la que no hemos terminado de hablar, son "mensajes de odio". Pero hay un inconveniente, no previsto por los uribistas: "la memoria no se borra", como proclama un mural. El sábado 10 de julio, cientos de personas y artistas urbanos de Cali dieron color a las paredes previamente pintadas de gris. (Leer AQUÍ) “Atentado” contra Duque El 26 de junio, el helicóptero a bordo del cual viajaba el presidente Iván Duque fue objeto de un cobarde "atentado" en Cúcuta, cerca de la frontera con Venezuela. Esta información fue difundida complacientemente por la prensa internacional, mientras que simples comprobaciones sugieren que se trató de un montaje: en otras palabras, fake news (Leer AQUÍ). Pero la investigación va bien. Tras hacer públicos los "retratos hablados" de los dos presuntos autores del "atentado" (uno de los cuales se parece muchísimo a Mark Zuckerberg, el dueño de Facebook), las autoridades colombianas han hecho algunas revelaciones "contundentes". Tenga en cuenta que el tiempo condicional es importante: “El atentado contra Iván Duque hubiera sido planeado por Carlos Eduardo García Téllez, alias Andrey, subjefe del Frente 33, entidad disidente de las FARC, con el apoyo de Robinson Navarro Flórez, alias Alfred. La operación habría sido financiada por un tercero, aún no identificado". Pues bien, es curioso, la única imagen difundida de Carlos Eduardo García Téllez no se corresponde con los retratos hablados divulgados anteriormente. ¿Error de casting? VÍDEO: Reportaje de TV San Jorge (enero 2018, 43') sobre el Frente 33, entidad disidente del FRAC ¿Colombia contra el cambio climatico? El 19 de junio de 2019, el presidente frances Emmanuel Macron recibió al presidente colombiano Iván Duque en el Palacio del Elíseo (VIDEO). Unas semanas después, el 23 de septiembre de 2019, en la Asamblea General de la ONU, el presidente francés felicitó a su homólogo colombiano por su compromiso en la lucha contra el calentamiento global. En el baile de los hipócritas, los falsos asnos son los primeros. ¿Cuál es exactamente la situación? Bajo el mandato de Iván Duque, la deforestación en Colombia aumentó un 8% en 2020. (Fuente: TV5 Monde, 08/07/2021). Sólo en este año, Colombia ha perdido 1.718 km2 de bosque, ¡el equivalente a la superficie de Bogotá! Según Francisco Cruz, viceministro de Medio Ambiente, esta deforestación se debe a la creciente influencia de la guerrilla. Ah, sí, ¿en serio? ¡Hay que ser tan estúpido como Macron para tragarse semejante disparate! ¿Estúpido, o cínico? Por ejemplo: el 2 de julio, Iván Duque recibió con gran pompa, durante el #CongresoPalmero2021, a representantes de la poderosa Federación Nacional de Productores de Aceite de Palma (Fedepalma), varias de cuyas empresas han sido condenadas en los últimos años por extorsión de tierras, violaciones de derechos humanos y alianzas con grupos paramilitares (Fuente: Colombia plural). El cultivo de aceite de palma ha pasado de 150.000 hectáreas en 1998 a 590.000 hectáreas en la actualidad, convenientemente en las regiones con mayor presencia de grupos paramilitares (Bolívar, Cesar, Casanare, Magdalena, Nariño, Santander, Meta, Chocó, Antioquia...). El 6 de julio, Iván Duque recibió con igual pompa, acompañado del ministro de Minas y Energía Diego Mesa Puyo, a la viceministra de Minas, Sandra Sandoval Valderrama, y al ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, una delegación de la multinacional china Zijin-Continental Gold, que explota la mina de oro de Buriticá (foto de al lado), la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, en la región de Medellín, donde de nuevo, como por casualidad, los grupos paramilitares están lejos de haberse desarmado. No es broma : los directivos de Zijin-Continental Gold se jactan de "preservar el medio ambiente". La presencia en Colombia del Grupo Casino. Al mantener, a pesar de las evidencias de violaciones de los derechos humanos y pronto de crímenes de lesa humanidad, la cooperación política y militar de Francia con el gobierno de Iván Duque, Emmanuel Macron busca ante todo "proteger" ciertos intereses franceses. En primer lugar, las del Grupo Casino de Jean-Charles Naouri, enarque que aparece en 2019 en el puesto 180 de las mayores fortunas francesas, con un patrimonio estimado en 500 millones de euros, a la cabeza de un grupo que incluye Casino, Monoprix, Franprix, Leaderprice, Cdiscount, Go Sport pero también... Naturalia. El Grupo Casino (volumen de negocio en 2020: 31.900 millones de euros) es el número uno de la distribución alimentaria en Brasil, Colombia, el Océano Índico y Vietnam. En Colombia, el Grupo Casino es el accionista mayoritario de la cadena Éxito, una de cuyas tiendas, en Cali, es sospechosa de haber actuado como centro de tortura de los antidisturbios. El Grupo Casino, que controla el 43% del mercado de la gran distribución en Colombia, genera casi la mitad de su volumen de negocio en Sudamérica (Colombia, Brasil, Uruguay). Jean-Charles Naouri, del Grupo Casino / Exito. Los antecedentes de Jean-Charles Naouri son interesantes. Ni de derechas ni de izquierdas (como Macron), este inspector general de finanzas (como Macron) fue director de gabinete del ministro de economía socialista Pierre Bérégovoy. En este cargo, fue el principal arquitecto de la desregulación de los mercados financieros. Lanzó el movimiento que daría lugar a los famosos productos derivados en el origen de la crisis de 2008, que se suponían productos de seguros pero que se convirtieron en productos de pura especulación al permitir vender productos sin poseerlos o comprarlos sin tener la liquidez para pagarlos. Después de esta hermosa obra, que abre a Francia a los horizontes radiantes de la financiarización de la economía, entra en el banco Rothschild (como Macron) y luego crea un fondo de inversión y coloca a "asesinos de costes" al frente de empresas como Moulinex, donde se recortan 2300 puestos de trabajo. Era lógico que luego se convirtiera en director general del Grupo Casino, lo que le hizo multimillonario. Uno de sus asesores más eminentes es Alain Minc, cercano al Palacio del Elíseo... El Grupo Casino, del que es director general Jean-Charles Naouri, fue llevado a los tribunales el pasado mes de marzo por once organizaciones ecologistas y poblaciones indígenas de la Amazonia, por su responsabilidad en la deforestación del Amazonas con la venta de carne procedente de explotaciones ganaderas extensivas en Brasil y Colombia. (Fuente: France Bleu Saint-Etienne Loire y GoodPlanet Info). La senadora uribista María Fernanda Cabal y su esposo, Jean-Felix Lafaurie, director de la poderosísima Federación Nacional de Ganaderos. Hay que añadir que el comercio o tráfico de carne no es ajeno al clan Uribe, ni al narcotráfico y al paramilitarismo. En este mercado corrupto, el Grupo Casino no podría hacer mucho en Colombia sin el visto bueno de Jean-Félix Lafaurie, el jefe de la poderosísima Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán), que es también el esposo de la senadora hiperuribista María Fernanda Cabal. El analista político Ariel Avila y el periodista Julián Martínez publicaron recientemente una mordaz investigación sobre esta explosiva pareja (Leer aquí en pluralidadz.com). Entre otras cosas, revela que Fedegán, presidida por Lafaurie, empleó a José Miguel Narváez, considerado uno de los principales ideólogos del paramilitarismo, que fue condenado el pasado febrero a 26 años de prisión por haber ordenado el asesinato del abogado, periodista y humorista Jaime Garzón, muerto a tiros en Bogotá en agosto de 1999 por un comando paramilitar de extrema derecha. La investigación de Ariel Ávila y Julián Martínez muestra además que el gobierno de Iván Duque le devolvió a Fedegán, en 2018, 90 mil millones de pesos en impuestos parafiscales sacados de las espaldas de los productores de carne y leche. La Procuraría General de Colombia está investigando la corrupción relacionada con el pago de estos impuestos, y la malversación de recursos públicos que se habrían utilizado para pagar los guardaespaldas, los viajes y otros gastos personales de la pareja Lafaurie-Cabal. Por último, nos enteramos de que la financiación de las campañas electorales de María Fernanda Cabal fue asegurada por empresas vinculadas al robo de tierras en territorios indígenas (en Colombia, el "robo de tierras" es un deporte nacional, en el que destacan los grupos paramilitares. Leer AQUÍ). Como si fuera una casualidad, María Fernanda Cabal intentó aprobar en el Senado un proyecto de ley para acabar con la restitución de tierras, prevista en los acuerdos de paz con las FARC... Es así, con la complicidad de estos encantadores personajes, que el Grupo Casino de Jean-Charles Naouri realiza, con el apoyo del gobierno francés, una parte importante de sus jugosos beneficios. El clan Uribe y el narcotráfico. Los vínculos del expresidente Álvaro Uribe con algunos de los mayores cárteles de la droga de Colombia son conocidos desde hace tiempo. Ya en 1991, la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) fue alertada de que Álvaro Uribe, entonces gobernador de la región de Antioquia, tenía conexiones mafiosas con el cártel de Medellín de Pablo Escobar (y los grupos de asesinos paramilitares que estaban afiliados a él) (fuente: tevesur, 31/08/2020). Estados Unidos prefirió cerrar los ojos: la guerrilla de las FARC seguía siendo percibida como un movimiento marxista, e incluso dos años después de la caída del Muro de Berlín, el enemigo número uno seguía siendo el comunismo, muy por delante del tráfico de cocaína. Esta agradable ficción continúa hasta hoy; justifica el consiguiente compromiso político, militar y financiero de Estados Unidos con el gobierno colombiano, pero también de Francia. Incluso si eso significa retorcer la realidad. Iván Duque dice luchar contra el narcotráfico? Bajo su mandato, en 2020, el cultivo de coca ha aumentado en 33.000 hectáreas hasta alcanzar las 245.000. Me quito el sombrero ante el artista! Jennifer Arias, fotografiada en su terraza (desde su cuenta de Facebook), y haciendo abrazos al expresidente Álvaro Uribe. El 20 de julio (¡fecha clave!), Jennifer Arias, miembro del Centro Democrático (apodado Centro Demoníaco en Colombia), potra de Álvaro Uribe (según la Unidad de Investigación de Humanidades, éste no consume cocaína, salvo por razones terapéuticas, para aliviar sus recurrentes problemas de erección), debe asumir la presidencia de la Cámara de Representantes. A sus 34 años (nació en Nueva York el 13 de enero de 1987), será la primera mujer en ocupar este cargo. Una joya, esta Jennifer Arias, proviene de un prestigioso linaje. En 2007, fue elegida Miss Meta (el departamento del Meta, cuya capital es Villacicencio, está situado en el centro del país), antes de fracasar por poco en su intento de convertirse en Miss Colombia. Ese mismo año, su hermano, Andrés Eduardo Arias Ochoa, apodado "Fosforito", fue capturado in fraganti en Miami, en Estados Unidos, en el marco de una operación antidroga dirigida por la Drug Enforcement Administration (DEA): negociaba la compra de cocaína y heroína por valor de 15.000 dólares. Y su padre, Luis Eduardo Arias Castellanos, fue condenado por asesinato en 1993, después de haber matado a un hombre con una pistola el 5 de noviembre de 1992 en el barrio de La Esperanza, Villavicencio. 40 meses de prisión: la sentencia fue bastante indulgente para un homicidio. Esto no perjudicó su carrera, ya que Luis Eduardo Arias Castellanos es desde hace 13 años el jefe del poderoso Comité de Ganaderos del Meta. ¡Otra vez los ganaderos! Decididamente... En cuanto a Jennifer, en parte echaba de menos su carrera. Como ella misma contó en su página de Facebook, a los 15 años soñaba con ser piloto de helicóptero. Lamentablemente, las Fuerzas Armadas colombianas rechazaron su solicitud. Finalmente fue en la política donde la joven optó por despegar. En 2013, con 26 años, se afilió al partido que acababa de crear Álvaro Uribe, el muy mal llamado Centro Democrático. Dos años después, se presentó (y fracasó) a las elecciones municipales en Villavicencio, pero fue elegida en las elecciones legislativas de marzo de 2018 como representante del Meta. Y no ha olvidado su pasión original por las máquinas voladoras. En el Congreso colombiano, es conocida por ser una lobbyista de las empresas aeronáuticas de la región de los llanos (incluido el Meta). Esta "habilidad" fue muy aprovechada en la campaña presidencial de Iván Duque en 2018, de la que Jennifer Arias fue coordinadora de los departamentos de Vaupés y Guaviare, en el sureste de Colombia. El piloto del cartel de Sinaloa Samuel David Niño Cataño fue el piloto oficial de campaña de Álvaro Uribe y de Iván Duque. Para organizar los viajes de Duque y su equipo, Jennifer Arias contrató a una pequeña empresa de aviación, Llanera de aviación, que ya estaba en el punto de mira de la justicia colombiana por lavado de activos y que, sin embargo, se benefició de dos contratos con la Administración de Aeronáutica Civil. Los pilotos que han volado para Llanera de Aviación por cuenta de Iván Duque y también de Álvaro Uribe están estrechamente vinculados al narcotráfico. Samuel David Niño Cataño, el piloto oficial de la campaña de Duque y Uribe, fue también el piloto del cártel de Sinaloa (uno de los cárteles de la droga mexicanos más poderosos, el cártel de Sinaloa se desarrolló en los años 80 gracias a la ayuda de la CIA, que utilizó sus servicios para abastecer de armas y dólares a la contrarrevolución sandinista en Nicaragua). Samuel David Niño Cataño (quien donó 20 millones de pesos a la última campaña de Uribe al Senado) murió el 3 de diciembre de 2019. Su avión, que se estrelló en la Laguna del Tigre, en la frontera entre Guatamela y México, transportaba un cargamento de cocaína del cártel de Sinaloa. Otro de los pilotos de Álvaro Uribe, Juan Camilo Cadena Botero, que trabajaba para la misma empresa Llanera de Aviación, fue detenido en la isla colombiana de Providencia el 21 de mayo. Afirmó que llevaba máscaras anti-Covid y suministros humanitarios: la policía encontró 446 kilos de cocaína pura a bordo del avión, ¡el equivalente a 35 millones de dólares! En el Congreso, Jennifer Arias desplegó un intenso cabildeo desde marzo de 2020, en plena cuarentena, para que se autorizaran los "vuelos humanitarios" de la Llanera de aviación y otras "pequeñas" aerolíneas privadas (más de 600 empresas de aviación registradas en Colombia), piedra angular del narcotráfico. Sobre estos y otros hechos, la Fundación Pares (Fundación Paz y Reconciliación) ha elaborado un informe especialmente documentado, del que se ha hecho eco la prensa colombiana. A Jennifer Arias, especialista en el sector de la aviación, le resultará difícil hacer el papel de monja y fingir que no sabía nada. Sin embargo, sigue siendo la candidata de Álvaro Uribe e Iván Duque a la presidencia del Congreso el 20 de julio. El 20 de julio es fiesta nacional en Colombia, día en el que el Congreso examinará el proyecto de ley antivandálismo anunciado por Iván Duque, día en el que se reanuda el Paro Nacional y en el que están previstas grandes marchas de protesta, especialmente en Bogotá y Cali. El 20 de julio, en el partido entre el equipo corrupto del gobierno colombiano y el equipo de Derechos Humanos, hay muchas posibilidades de que Derechos Humanos vuelva a perder. A menos que la revolución se imponga, allanando el camino para una nueva "independencia". Jean-Marc Adolphe, 11 de julio de 2021

En el partido Colombia-Derechos Humanos, Colombia gana con 87 muertos y 326 "desaparecidos"